Filtrar búsqueda:

Borrar filtros

INICIO / ACERCA DEL CIP

ACERCA DEL CIP

El Centro de Información del Patrimonio de la Ciudad de México (CIP) surge como una plataforma con clara vocación ciudadana, para el conocimiento, estudio y salvaguarda del enorme patrimonio cultural que alberga la Ciudad de México. La diversidad de este patrimonio cultural se aprecia a través de sus monumentos arqueológicos, históricos y artísticos, así como en las expresiones culturales de los que habitamos en esta Ciudad.

El CIP es al mismo tiempo una herramienta académica y de divulgación, que promueve el compromiso ciudadano en la conservación del patrimonio material e inmaterial. Desde una perspectiva múltiple,  documental, visual, territorial, demográfica y arquitectónica, el CIP pone por primera vez, en una sola plataforma digital miles de objetos que integran el patrimonio cultural de la CDMX. Es importante notar que el CIP es una plataforma en marcha en continuo crecimiento y mejora. Diariamente se actualiza la información que contiene, y de manera constante, ciudadanos e instituciones dan vida a este novedoso recurso digital.

 

Organización del contenido

El esquema conceptual y de navegación del CIP fue construido en base a la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la UNESCO. Este esquema permitió generar dos grandes divisiones: patrimonio cultural y patrimonio natural, con sus respectivas categorías de patrimonio inmueble (monumentos históricos, artísticos y sitios arqueológicos) y patrimonio mueble (pintura, escultura y objetos culturales).

 

Patrimonio de la Ciudad De México

El patrimonio cultural y natural de la Ciudad de México es vasto y diverso. En el terreno arqueológico está compuesto por las huellas materiales de las primeras presencias humanas en el Valle de México hace más de 10 mil años, por los vestigios de las comunidades originarias que se establecieron en forma más desarrollada desde hace cerca de 5 mil años (el caso más notable es Cuicuilco, de origen olmeca) y, preponderantemente, por los importantes testimonios constructivos de la civilización azteca, la cual crearía en el territorio que hoy ocupa nuestra urbe una de las ciudades más importantes del mundo.

Tras la derrota de Tenochtitlan a manos de los conquistadores españoles en 1521, el patrimonio histórico de la ciudad se iría conformando con cientos de edificios de arquitectura virreinal. Este patrimonio es también diverso, ya que reúne ejemplos de corrientes artísticas y constructivas como la renacentista (s. XVI), el manierismo (s. XVI- XVII), el barroco novohispano (s.XVII- XVIII) y el estilo neoclásico (SXVIII- XIX).

Hacia el final del siglo XIX, en la Ciudad de México se construyeron  importantes edificios y monumentos que sintetizan una arquitectura nacional de rasgos propios, aunque fuertemente influida por las artes de Europa y, particularmente, de Francia e Italia. De esa época datan construcciones de influencia art-noveau y un marcado aspecto afrancesado. Aunque la Revolución Mexicana detuvo la evolución del desarrollo urbano de la capital, durante la posrevolución surgen importantes creaciones arquitectónicas, artísticas y urbanísticas que darían rostro a una ciudad que busca tener una identidad propia y nacionalista. Así, son erigidas las primeras construcciones de arte neo-colonial, aunque también aparecen ejemplos muy importantes de arquitectura art-decó, funcionalista y modernista.

Otro legado fundamental de la época es el muralismo, agrupado en la llamada Escuela Mexicana de Pintura y que tiene como grandes protagonistas a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Los muralistas plasmaron su obra en decenas de edificios públicos de nuestra ciudad. Este patrimonio artístico moderno es una de las expresiones más acabadas del arte mexicano, y con mayor reconocimiento en el mundo.

Otro componente esencial del patrimonio cultural de la Ciudad de México son sus tradiciones. Se trata de costumbres festivas –religiosas y no religiosas–, de formas de convivir, de crear artísticamente, de concebir la gastronomía, de pensar y de organizarse colectivamente. Este patrimonio inmaterial tiene componentes que datan de épocas prehispánicas, como las celebraciones del Día de Muertos. Otra gran parte de nuestras costumbres son de carácter mestizo, al haber incorporado elementos españoles y afrodescendientes durante varios siglos, sin olvidar que muchas tradiciones también se han alimentado de formas y códigos que han llegado de otros lugares del territorio mexicano, de las diversas migraciones europeas y asiáticas, así como de los múltiples exilios provenientes de Europa y de América Latina.

A ello debemos agregar que las migraciones en la era de la globalización han crecido y ello aporta a la Ciudad de México elementos culturales que provienen de los trabajadores que van y vienen de Estados Unidos o de las diversas formas de interacción cultural que se propician en la actual era de la información. Por todo ello, hoy se puede afirmar que la Ciudad de México y sus patrimonios tienen un ADN de antecedentes indígenas, europeos, mestizos, africanos y asiáticos: somos una ciudad multicultural, milenaria, cosmopolita y moderna.

El patrimonio en la Ciudad de México está definido y protegido por lo que establecen los acuerdos y tratados internacionales y también por las definiciones que sobre ello existen en la legislación federal de México. A esto hay que agregar que durante los últimos años en la Ciudad de México se ha creado una legislación propia para proteger mejor el patrimonio en el nivel local como lo son las Leyes de Fomento Cultural y de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México.

Por otra parte, la ciudad tiene un muy importante patrimonio natural agrupado en diferentes Áreas Naturales Protegidas a cargo de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México y de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en algunos casos. La Secretaría del Medio Ambiente señala que “las Áreas Naturales Protegidas son zonas que por sus características ecogeográficas, contenido de especies, bienes y servicios ambientales tales como la recarga del acuífero, generación de oxígeno, mejoramiento de la calidad del aire, la regulación del clima, el hábitat de flora y fauna silvestres, que proporcionan a la población, hacen imprescindible su preservación. Son los espacios físicos naturales en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por las actividades antropogénicas (humanas), o que requieren ser preservadas y restauradas por su estructura y función para la preservación de la biodiversidad y de los servicios ambientales."

En la Ciudad de México actualmente están decretadas 23 Áreas Naturales Protegidas y un Área Comunitaria de Conservación Ecológica, las cuales abarcan una superficie de 26,047 hectáreas, que representan 17 % del Suelo de Conservación de la CDMX”.

 

 

La Ciudad de México tiene cuatro bienes ​inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO: Centro histórico de México y Xochimilco, Casa-taller de Luis Barragán, Campus central de la Ciudad Universitaria de la UNAM y el Camino Real de Tierra Adentro.

—UNESCO

La Ciudad de México cuenta con 23 áreas naturales y un área comunitaria de Conservación Ecológica y representan el 17% del Suelo de Conservación de la CDMX

—UNESCO

La Plaza de la Constitución o Zócalo de la Ciudad de México trazado en el siglo XVI se ubica cerca de lo que fuera el antiguo centro ceremonial de la gran Tenochtitlan y es considerado por muchos el corazón de la ciudad.

—UNESCO

El Centro de Información sobre el Patrimonio de la Ciudad de México (CIP) está integrado por más de 15 mil objetos, y se sigue alimentando por distintas instituciones y ciudadanos

—CIP

La protección y difusión del patrimonio de la Ciudad de México, es una de las misiones más importantes de la Secretaría de Cultura de la Ciudad, el CIP es una herramienta que permite un mayor acercamiento con los ciudadanos

—CIP

El patrimonio inmaterial de la CDMX es diverso y data de la época prehispánica y de costumbres mestizas, y han incorporado elementos españoles y afrodescendientes durante varios siglos.

—UNESCO
AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD COPYRIGHT 2016. SECRETARÍA DE CULTURA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.          
PRODUCIDO POR: UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
E ICOSAEDRO